Adiós a ‘las caras’ de 1.000 millones de usuarios: ¿por qué Facebook ha eliminado el reconocimiento facial?

El creciente interés de los reguladores en limitar el uso de este tipo de tecnología, y el riesgo de posibles multas económicas por su empleo, pueden tener buena parte de la culpa

Facebook le dice adiós al reconocimiento facial. Así lo anunció ayer, 2 de noviembre, su matriz, Meta, en un comunicado en el que se apuntaba que «en las próximas semanas» la herramienta opcional que permitía etiquetar a los usuarios de forma automática en vídeos y fotografías en las que aparecen dejará de funcionar. «Como parte de este cambio, las personas que han optado por nuestra configuración de reconocimiento facial ya no serán reconocidas automáticamente en fotos y videos, y eliminaremos la plantilla de reconocimiento facial utilizada para identificarlos», ha precisado Jerome Pesenti, vicepresidente de Inteligencia Artificial de Meta.

Presenti, a su vez, concretó que la compañía eliminará los datos biométricos de más de mil millones de usuarios que empleaban la herramienta. Es decir, de más de un tercio de las personas que, actualmente, entran en la red social de forma mensual: «Este cambio representará uno de los mayores cambios en el uso del reconocimiento facial en la historia de la tecnología. Más de un tercio de los usuarios activos diarios de Facebook han optado por nuestra configuración de reconocimiento facial y pueden ser reconocidos».

De acuerdo con Meta, la decisión nace de la creciente preocupación por parte de usuarios, investigadores y reguladores respecto al empleo de esta tecnología, que en algunos países, como China, está presente ampliamente en espacios públicos. Más allá de esto, numerosas tecnológicas, como Apple, Microsoft o Samsung, utilizan reconocimiento facial como mecanismo para la autenticación. Meta apunta que, en su caso, la tecnología quedará limitada a «servicios que ayudan a las personas a obtener acceso a una cuenta bloqueada, verificar su identidad en productos financieros o desbloquear un dispositivo personal».

¿Anticipándose a posibles multas?

Facebook ha tenido problemas en el pasado por culpa del empleo de esta tecnología. La red social tuvo que pagar el año pasado 550 millones de dólares para dar carpetazo a una demanda colectiva que la enfrentó con el estado de Illionis (Estados Unidos). En este caso, se alegaba que la compañía estaba usando indebidamente el reconocimiento facial para registrar los datos biométricos de los residentes sin su consentimiento. Tras esto, la empresa realizó algunos cambios para que resultase más sencillo que los usuarios desactivasen la herramienta.

En conversación con ABC, el abogado especializado en asuntos digitales Samuel Parra se muestra sorprendido por la medida impulsada por Facebook. Destaca que «el rostro es el dato más importante que se puede recopilar de una persona en redes sociales». «Y no solo el rostro, estamos hablando de una tecnología que, además, es capaz de reconocer el mismo rostro en otros vídeos y fotografías», destaca el experto.

«El reconocimiento facial es una tecnología muy invasiva que todavía no está regulada», explica por su parte el abogado especializado en asuntos digitales Borja Adsuara. «Hay que vigilar muy de cerca todas las aplicaciones de reconocimiento facial», completa el experto, que valora de forma positiva la medida impulsada por Facebook.

Aunque la red social promete que no comparte el patrón del usuario con terceros, Parra explica que, seguramente, «Facebook se habrá dado cuenta de que la información biométrica es bastante peligrosa y no querrá exponerse a una sanción económica importante». A este respecto, cabe recordar que la empresa está, actualmente, bajo la lupa de gobiernos y reguladores por culpa de los últimos escándalos que ha protagonizado a causa de los documentos internos filtrados por Frances Haugen.

Una tecnología controvertida

Los reguladores, además, llevan tiempo tomando cartas para limitar el uso de esta tecnología. Recientemente, el Parlamento Europeo solicitó a los estados miembro la prohibición del empleo de reconocimiento facial en espacios públicos, ya que «los sistemas de identificación basados en inteligencia artificial ya identifican erróneamente a grupos étnicos minoritarios, personas LGBTI, personas mayores y mujeres en tasas más altas, lo que es particularmente preocupante en el contexto de la aplicación de la ley y el poder judicial».

También se están tomando medidas para limitar su uso en el ámbito laboral. «En España se está sancionando a varias empresas por utilizar el reconocimiento facial para fines laborales», explica Samuel Parra. Hace apenas unos meses, Mercadona tuvo que pagar 2,5 millones de euros para cerrar un procedimiento abierto por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) debido a la puesta en marcha de un proyecto piloto durante varios meses en 48 de las 1.640 tiendas de las que dispone la compañía. En ellas utilizó sistemas de reconocimiento facial para detectar personas que tuviesen una orden de alejamiento vigente del supermercado o de alguno de sus trabajadores.

Asimismo, hace apenas unos meses un grupo conformado por más de 70 expertos en diversos campos remitió una carta al gobierno español en la que se solicitaba que el freno en el uso de sistemas de reconocimiento facial hasta que un comité independiente investigue a fondo sus potenciales usos perjudiciales y los fallos que ha registrado hasta la fecha.

Fuente: https://www.abc.es/tecnologia/redes/abci-adios-caras-1000-millones-usuarios-facebook-eliminado-reconocimiento-facial-202111040206_noticia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Tecnopage. Todos los Derechos Reservados | Desarrollado por Pessoft